Para mí, la fotografía, la fotografía en blanco y negro, es un poco como el grabado.  Utilizas la oscuridad y la luz para crear una imagen, la imagen es algo que llevas en secreto en tu corazón antes de disparar.  Es una sensación extraña y, sin embargo, está íntimamente relacionada con algo personal, algo expresado, más allá de la mera documentación.  Por eso tengo que esperar a tener esa sensación antes de coger la cámara y salir.  Para mí, la fotografía es ante todo un lenguaje visual, aunque prefiero lo real, lo concreto, a todo lo más pulido o fantasioso.

Después de vivir en diferentes países, ahora vivo en Francia.